jueves, 3 de noviembre de 2011

Verdaderas palabras caminan hacia ti,
te dibujan espadas
o
flores que me das
para el trabajador,
mi pobre niña muerta.

Hoy quisiera tus manos para tocar el cielo,
la paz fuerte del cielo
que nunca te miró.
                                                                     (A Juliana)